Hablando de

Caza
Menor

Trucos, mañas, consejos y anécdotas sobre el deporte de la caza

¿Qué ropa me pongo?

En muchas casas, y en muchas cabezas, existe la creencia de que al campo se debe ir con la PEOR ropa que tengamos, con la MAS VIEJA, sin pararse a pensar si puede, o no, ser la MAS APROPIADA. Con el calzado más viejo que tengamos porque, de todas formas, lo vamos a DESTROZAR en el campo!....¡TREMENDO ERROR!
Al campo no se puede ir de cualquier forma, ni vestido y calzado de cualquier manera ¡ni mucho menos !
Tampoco vamos a ir "echo un dandy", pero...

Toda mi vida recordaré dos ocasiones en las que salí al campo así, de cualquier manera..¡Dios mío que fracaso!
Me ocurrió la primera vez que fui a un paso de tórtolas...
Me planté en mi puesto vestido con un pantalón beig claro y una camisa celeste. Era la ropa "mas vieja" que tenía para "ir al campo"... Para rematar la pieza me puse un sombrero de paja, recién comprado, brillante y reluciente... ¡Vaya un alma!...

Había paso de tórtolas. ¡Vaya que si lo había! ¡No paraban de pasar! Pero no me entraba una a tiro ni por "hacerme un favor". Mientras, mis compañeros de los puestos de arriba y abajo, no paraban de pegar tiros...
Yo veía como venían las tórtolas hacia mí y, cuando llegaban a una cierta distancia, se desviaban sin llegar a entrar a mi puesto. Cerca de una hora estuve así, sin pegar un sólo tiro, hasta que caí en la cuenta de lo que ocurría: Vestido como lo estaba, más que un cazador parecía un SEMÁFORO indicando a las tórtolas "¡PELIGRO. NO PASEN!".
Me quité la camisa. Me quité el sombrero. Me manché bien manchados de tierra los pantalones y ahora sí, ahora empezaron a entrar a base de bien y pude terminar el paso de la mañana matando catorce tórtolas. Entre lo moreno que estaba y habiendo eliminado ese sombrero claro y mi camisa celeste, había dejado de ser ese "semáforo" al que antes aludía.

La segunda ocasión ocurrió en mi primera cacería en la sierra. ¡No quiero ni recordarlo! Fuimos a desconejar un coto. Como hacía calor (era el mes de julio) me planté en la sierra con unas zapatillas de esparto... ¡Vaya, un calzado fresquito para el verano!... Creo que sobran los comentarios... No sé ni como pude regresar!... Lo que si sé es que volví con los pies abiertos, llenos de rozaduras y heridas, y que estuve bien fastidiado durante unos cuantos días. ¡Menos mal que aprendí pronto la lección, y no volví a tener problemas de esa índole!

Conclusión: Tu ropa de caza debe ser más o menos ésta:

1 - LOS PANTALONES

De tela fuerte (pana o tela militar). Que NO te queden estrechos y que permitan agacharte y doblar las rodillas cómodamente. Si tienen unos bolsillos amplios mejor aún. Los bolsillos siempre con cierre de algún tipo: botones, velcro o, mejor aún, cremallera. El color puede ser marrón o verde.
Las "patas" (del pantalón) deben terminar en un elástico para que, una vez que cubran la bota, quede fijo sobre ella, impidiendo que toda clase de ramillas, hierbas, piedrecillas, terroncillos e incluso insectos, puedan entrar por la bota al pié.

Me hace gracia cuando veo a la gente en el campo con los pantalones "metidos POR DENTRO de la bota". Cualquier piedrecilla, ramita, terrón, o algo peor, puede entrar, o "caer" dentro de la bota, fastidiándonos en nuestra marcha, y obligándonos a tener que parar para quitarnos y eliminar tan incómodo "inquilino". Recordad: EL PANTALÓN POR ENCIMA DE LA BOTA Y NUNCA AL REVÉS.
Los pantalones igual que en los esquiadores, DEBEN CUBRIR LA BOTA. De esta forma nada entrará en ellas.

Para que la bota no nos moleste, ni roce en la pantorrilla, nos pondremos un calcetín ALTO que solucione el problema.

2 - LA CAMISA:

Amplia y que tenga bolsillos con botones o cremallera, para meter en ellos tu documentación.
Si vas a estar en un "puesto fijo" en un OJEO de perdices, o en un puesto de tórtolas, o torcaces, puedes y debes llevar una camisa de color semejante al entorno, marrón, verde, o bien de camuflaje.
Si vas a cazar perdices o conejos EN MANO, es decir, andando, no te aconsejo que vayas de CAMUFLAJE sino todo lo contrario. Una camisa que SE VEA, y un gorro que pueda distinguir bien cualquier otro cazador que se te cruce en tu camino.
En España hay ya muchos cazadores, ¡demasiados cazadores! Está de moda ser cazador, ir a monterías, a ojeos. Muchos chicos jóvenes se compran repetidoras y, literalmente, se "TIRAN AL CAMPO" a cazar sin más precauciones.
Es MUY PELIGROSO salir al campo con ropa de camuflaje ya que, al confundirte con el medio que te rodea, te pueden pegar un tiro cuando menos te lo esperes, mucho más, si estás en un coto en el que haya varias partidas de cazadores.

Hace tres años iba cazando con mi perra, la MANCHA, por unas lomas de la sierra de SIERRA DE YEGUAS... Vi un par de cazadores que venían de frente. Venían sin perros y por la marcha que llevaban, parecía que iban a perder el tranvía... Craso error. Cuando se caza hay que hacerlo muy despacio, como veremos más adelante en los capítulos específicos de caza. Les hice señas para que me vieran y seguí cazando. Al llegar a su altura y en el momento en que estábamos EN LINEA los tres, se arrancó una perdiz entre ellos y yo. Demostraron ser unos "novatos", no solo por "cómo andaban" por el campo, sino por cómo reaccionaron ante el vuelo de esa perdiz. Sin mirar más nada dispararon. Estaríamos a unos quince o veinte metros de distancia. Sentí el "SOPLO" y el zumbido de los perdigones pasar por delante de mi cara... He pegado muchísimos tiros en mi vida y sé que ese tiro no me pilló de lleno por centímetros. Después, cuando se dieron cuenta de lo que habían hecho, vinieron las disculpas. En la caza las disculpas no sirven. ¡Siempre llegan tarde! Hay que saber, y recordar siempre, que se lleva UN ARMA EN LAS MANOS, que se puede MATAR con ella, y, cuando digo MATAR, me refiero a matar igualmente una perdiz, o una persona. TODA PRECAUCIÓN ES POCA.

En aquella ocasión mi indumentaria era toda de camuflaje. A partir de entonces, mi camisa fue siempre, y es, de color claro, y mi gorra de un rojo chillón, o blanca, para que se me vea bien. Este cambio de ropa me ha servido para dos cosas:
La primera: para "hacerme ver" a los otros cazadores.
La segunda: para comprobar que la ropa, cuando no se está en un puesto fijo, no es necesario que sea de camuflaje, ya que he seguido cazando y matando de igual forma y número que lo hacía antes del cambio de indumentaria.

3 - LAS BOTAS:

Deben ser de media caña, por encima del tobillo, para que nos sujeten bien el pié y eviten incluso algún "esguince", y para que los pantalones puedan cubrir la bota hasta el tobillo. Ya hemos explicado anteriormente por qué debe cubrir el pantalón a la bota y no al revés. (ver PANTALÓN)

No merece la pena "AHORRAR" en las botas porque, unos euros arriba o abajo, pueden suponer un número mayor o menor de resbalones, o de inseguridad en el momento de andar o tener que correr (lo que suele suceder muy a menudo). En el mercado hay marcas muy buenas y de garantía.

Los calcetines altos que sobresalgan de la bota, para que ésta no nos vaya a rozar las pantorrillas (gemelos).

4 - LA CAZADORA:

Sólo para tiempos fríos. Debe ser como la camisa: ancha y con bolsillos provistos de botones o cremalleras, que nos permitan llevar nuestra documentación sin peligro de perderla. Las clásicas "CHUPITAS" militares son muy útiles y de poco peso. Ahora bien, abrigan poco...
Hay cazadores que prefieren un CHALECO-MORRAL DE CAZA en vez de la cazadora ya que lleva bolsillos grandes y, además, una gran bolsa con cremallera donde poder meter la caza que se cobre.
A mi particularmente no me gustan estos chalecos, porque la caza va "apelmazada" en la bolsa trasera y porque, a medida que se van cazando piezas, la bolsa va aumentando, oprimiendo y molestando en los riñones y espalda del cazador. Prefiero las PERCHAS donde las piezas cobradas van sueltas, limpias, y sin oprimir ninguna parte de nuestro cuerpo. Sobre gustos no hay nada escrito...

5 - LA GORRA:

Sin lugar a dudas aquí es donde vamos a estar todos en desacuerdo porque mi propuesta, como ya he dicho, es que se lleve una gorra DE COLOR VISIBLE, que DESTAQUE bien, y que AVISE de que AHÍ hay una persona que está cazando o paseando por el campo.
Es una tontada pensar que si llevamos una gorra llamativa, ya sea blanca, roja, o amarilla, los pájaros no nos van a "entrar" (pasar por donde nosotros estemos) y que los vamos a espantar...¡Ni muchísimo menos! Os puedo asegurar que no va a influir en nada el que tengáis una gorra de color, para poder o no matar un pájaro. No tiene justificación pensar en esto ahora bien, si vais a estar QUIETOS, en un puesto fijo, en un ojeo de perdices, o en un paso, en este caso sí os aconsejo todo lo que sea "CAMUFLAJE", sobre todo si se trata de un puesto de paloma TORCAZ que tienen una vista endiabladamente fina, pero para cazar EN MANO (andando) vuestra gorra visible, y BIEN VISIBLE...

6 - LA CANANA:

Os aconsejo la CLÁSICA, la de siempre. A la cintura, y de una sola BANDA, no de las que se ven con doble fila de cartuchos... ¿Por qué? Sencillamente porque son incomodísimas por lo que pesan y por lo difícil que es extraer los cartuchos de la fila inferior.
Normalmente, yo llevo una canana de treinta cartuchos y, aparte, repartidos en los bolsillos del pantalón echo otros diez más. ¡Anda que con cuarenta cartuchos ya va uno bien servido!.... De todas formas, es bueno llevar en el coche otra, u otro par de cajas más, por lo que pueda pasar...En la caza, nunca se sabe....

Cuando vayáis de OJEO, a un puesto de un paso, lo más práctico es llevar una bolsa de asas llena de cartuchos porque en estos puestos, si están en un buen coto, se pegan muchos tiros y es mucho más fácil "sacar cartuchos" de una bolsa que de una canana.

6 - La funda de la escopeta

Este punto sexto no se refiere a ninguna prenda que tengas que vestir TÚ, pero sí a una prenda que tiene, y debe, vestir TU ESCOPETA: La funda:
Os aconsejo una funda para escopeta "PARTIDA", (desmontadas), y no una para escopetas "ENTERAS". Es más conveniente llevar la escopeta hecha DOS PIEZAS, que llevarla entera de una sola pieza. Esta última es más incómoda porque ocupa mucho espacio dentro del coche y porque está expuesta a golpes que pueden incluso dañar seriamente alguna parte de su mecanismo, o el propio cañón.
De todas formas, sea funda entera o partida, recordad que no se pueden llevar en el coche escopetas DISPUESTAS para ser utilizadas. La LEY DE CAZA lo prohíbe.

7 - ¿SE NOS OLVIDA ALGO?

Pues si, sobre todo para aquella gente que suda bastante caminando por el campo...LA ROPA INTERIOR.

Seguro que alguno estará pensando que me meto donde no me llaman pero no, es importantísimo, caso de ser personas que suden bastante, pensar en la ropa interior, fundamentalmente la CAMISETA.
Esta debe ser de algodón, nunca de fibra, y SE DEBE LLEVAR SIEMPRE, EN INVIERNO Y EN VERANO. En invierno porque hace frío y nos abrigará y protegerá pecho y espalda, y en verano porque nos EMPAPARÁ EL SUDOR impidiendo que se nos pegue la camisa al cuerpo. No hay nada más incómodo y desagradable que una camisa pegada a una espalda o a un pecho que suda. Una camiseta de algodón evita esta incomodidad.


Bueno, pues ya tenemos escopeta, cartuchos, ropa adecuada, funda de escopeta...¿ Y AHORA QUÉ ?
Pues ahora nos queda todavía el NOVENTA por ciento de lo que es un cazador, nada menos que SABER CAZAR y SABER ESTAR EN EL CAMPO. Como decimos en mi tierra..."¡ANDA QU 'ES NÁ! .
Bien, pues vamos a intentar aclarar al máximo todo lo que tenga relación con ese "saber estar y cazar".

Copyright ® 2013 | www.hablandodecazamenor.es | CWM Informática